MENÚ AUXILLIAR DE LA PÁGINA

FORTUNA
Banner

Web Oficial de la Behobia / San Sebastián - Edición 53

53 Behobia - San Sebastián 2017

Cuestionario de signos y síntomas

Corazón hecho con cordones de zapatillas deportivas

Acceso al cuestionario

Acceso al cuestionario

Los deportistas son los miembros más sanos de nuestra sociedad y tienen mucho menor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, algunos cánceres, diabetes y demencia que las personas de misma edad que no practican deporte. Ello se debe a que la práctica del ejercicio físico de modo frecuente disminuye notablemente el riesgo de sufrir muchas enfermedades como, por ejemplo, infarto de miocardio, angina de pecho, insuficiencia cardiaca, accidentes cerebro-vasculares, hipertensión arterial, obesidad, diabetes de tipo II, osteoporosis, artrosis, artritis reumatoide, varios tipos de cáncer, depresión, demencia, fibromialgia y la dependencia en las personas mayores.

Además, el ejercicio físico es una muy buena herramienta, a veces la mejor, para tratar todas estas enfermedades, una vez que han sido diagnosticadas. Por dicho motivo, muchas Sociedades Científicas y las Instituciones Públicas recomiendan e impulsan la práctica de ejercicio físico a la población, en todas las franjas de edad.

Aunque los beneficios de la práctica del ejercicio físico superan abrumadoramente los riesgos que conlleva, puede ocurrir, aunque muy raramente, que algunos deportistas tengan un problema cardiaco o, incluso, mueran de forma repentina e inesperada durante la práctica deportiva o en la hora posterior a la misma. La mayoría de estas muertes súbitas se producen por problemas del corazón, y son más frecuentes en las personas que se entrenan menos de 3 días por semana que en las que se entrenan con más frecuencia. Aunque el riesgo de que se produzcan estas muertes súbitas en deportistas de competición es muy bajo, desde hace años se está estudiando cuál es el modo más apropiado y eficaz para detectar y tratar a las personas con más riesgo de tener una muerte súbita durante la competición.

Actualmente existe un amplio debate entre diferentes Sociedades Científicas de prestigio internacional (Sociedad Europea de Prevención y Rehabilitación Cardiovascular: EACPR; Sociedad Americana del Corazón: AHA; Colegio Americano de Cardiología: ACC; Colegio Americano de Medicina del Deporte: ACSM) sobre la incidencia real de muerte súbita en competición comparada con la población sedentaria, la conveniencia o no de realizar un reconocimiento médico previo a la práctica del deporte de competición, el tipo de valoración o reconocimiento médico a realizar, su relación coste/beneficio, las consecuencias negativas que conllevan los falsos positivos (cuando, por un diagnóstico médico erróneo, se obliga a un deportista a no hacer su deporte preferido cuando podría hacerlo), o la prioridad de destinar recursos públicos para detectar y prevenir este problema. Este debate hace que no exista una opinión unánime sobre la manera mejor, más práctica y eficaz de detectar estas muertes súbitas. Por ejemplo, un trabajo reciente publicado en la revista de la Sociedad Europea de Cardiología (European Heart Journal) ha estudiado el número y tipo de accidentes graves que ocurrieron entre los años 2006 a 2012 durante las carreras populares de la región de Paris (512.000 deportistas). En dichas carreras se exige un certificado médico para poder participar. Los resultados del estudio mostraron que el número de sucesos o enfermedades graves que ocurrieron en esta carrera no fue inferior al que se observa en las carreras populares que no obligan a presentar un certificado médico para poder participar.

Aunque no existe una unanimidad en todos los aspectos, teniendo en cuenta la opinión de las Sociedades Científicas mencionadas anteriormente, una primera línea de prevención rápida y sencilla para intentar detectar a una parte de los deportistas que tienen riesgo de sufrir un accidente cardiaco o muerte súbita durante el ejercicio es responder a un cuestionario de signos y síntomas de sospecha. Por este motivo, la organización de la Behobia-San Sebastián recomienda a todos los participantes en ella que antes de inscribirse respondan al cuestionario de signos y síntomas. Dicho cuestionario ha sido elaborado por el Comité Médico Asesor de la Behobia-San Sebastián a partir de las recomendaciones dadas sobre el mismo por las Sociedades Científicas indicadas anteriormente. El cuestionario debe ser respondido con respuestas “SÍ/NO” por cualquier deportista, sin necesidad de ir al médico. El Colegio Americano de Medicina Deportiva (ACSM) recomienda que una persona puede competir si lleva entrenándose al menos tres días por semana, 30 minutos por día, a intensidad moderada o alta, durante los tres últimos meses, y ha contestado con un “NO” a todas las preguntas del cuestionario. Por el contrario, si se contesta con algún “SÍ” al cuestionario de signos y síntomas (preguntas 3 a 13), todas las Sociedades Científicas recomiendan que el deportista visite al médico del deporte o al cardiólogo para que le haga un reconocimiento médico. Los signos y síntomas indicados en el cuestionario también deben tenerse en cuenta durante la carrera porque, en el caso de que aparezcan, lo aconsejable es pararse y consultar con un médico.

El cuestionario es voluntario, anónimo y personal; sólo se registrará en la ficha de inscripción si ha sido rellenado en el momento de la misma, pero sin relacionar la persona participante con sus respuestas. Si, por cualquier cuestión, no se ha podido rellenar en el momento de la inscripción, recomendamos hacerlo más adelante a través de la página web.

COMITÉ MÉDICO ASESOR B/SS

Javier Barrera (Médico Rehabilitador, Osakidetza, y corredor experimentado -19 BSS y 24 maratones-, Esteban Gorostiaga (Médico del Deporte, Director del CEIMD -Gobierno de Navarra-); Xabier Valencia (Médico Rehabilitador, Osakidetza); Zigor Madaria (Cardiólogo, Osakidetza e IMQ), Félix Zubia (Médico Intensivista, Osakidetza y Cruz Roja -responsable de la atención médica de los corredores en la BSS desde el año 2002-), José I Emparanza (Epidemiólogo Clínico, Osakidetza)

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA MÁS RELEVANTE

ACSM, Guidelines for Exercise Testing and Prescription, 2005
Albert et al. New Engl. J.Med. 343(19): 1355-1361, 2000
Aranceta Med.Clin.(Barcelona) 123(18:686-691, 2004
Balady et al. Circulation 97:2283-2293, 1998
Basavarajaiah et al. J.Am.Coll.Cardiol. 51: 2256-2262, 2008
Blair et al. JAMA 262(17):2395-2401, 1989
Bessem et al. Br.J.Sports Med. 43:708-715, 2009
Borjesson et al. Eur. J.Cardiol.Prev.Rehab. 18(3): 446-458, 2011
Corrado et al. N.England J.Med. 339: 364-369, 1998
Corrado et al. J.Am.Coll.Cardiol. 42: 1959-1963, 2003
Corrado et al. Eur.Heart J. 26:516-524, 2005
Corrado et al. JAMA 296: 1593-1601, 2006
Corrado and Thiene Heart Rhythm 4:520-524, 2007
Corrado et al. Textbook of Cardiovascular Medicine 1215-1237, 2009
Corrado et al. Eur.Heart J. 31:243-259, 2010
Corrado et al. Eur.Heart J. 32:934-944, 2011
Drezner and Rogers Heart Rhythm 3:755-759, 2006
Fletcher et al. Circulation 128:873-934, 2013
Fuller Med.Sci.Sports Exerc. 32:887-890, 2000
Gerardin et al. Eur.Heart J. pii:ehv675, 2015
Gibbons et al. Circulation 106:1883-1892, 2002
Glover y Maron JAMA 279:1817-1819, 1998
Goff et al. Circulation 129(5): Sup 2: 549-S73, 2014
Holst et al. Heart Rhythm 7:1365-1371, 2010
Jamnik et al. Appl.Physiol.Nutr.Metab. 36:S6-S13, 2011
Janai J.Clin.Forensic Med. 7: 88-91, 2000
Lauer et al. Circulation 112:771-776, 2005
Laukkanen et al. J.Intern.Med. 262:263-272, 2007
Leslie et al. Circulation 125(21):2621-2629, 2012
Liberthson et al. New Engl.J.Med. 334:1039-1044, 1998
Maron et al. New Engl. J.Med. 343:1409-1411, 2000
Maron et al. J.Am.Coll.Cardiol. 42:1687-1713, 2003
Maron et al. Circulation 109:2807-2816, 2004
Maron and Zipes J.Am.Coll.Cardiol. 45(8): 1318-1321, 2005
Maron J.Am. Coll.Cardiol. 45:1373-1375, 2005
Maron et al. Circulation 115:1643-1655, 2007
Maron et al. Am.J.Cardiol. 104:276-280, 2009
Maron et al. Circulation 130:1303-1334, 2014
Maron et al.J.Am.Coll.Cardiol. 64:1479-1514, 2014
Maron et al. J.Amer.Coll.Cardiol. 132(22):e256-e261, 2015
Mittleman et al. New Engl. J.Med. 329(23): 1677-1683, 1993
Montgomery et al. Am.J.Cardiol. 96:270-275, 2005
Myerburg and Vetter Circulation 116:2616-2626, 2007
Navi and Ioannidis, BMJ 347: f5577, 2013
Riebe et al. Med.Sci.Sports Exerc. 47(8):2473-2479, 2015
Rognmo et al. Circulation 126(12):1436-1440, 2012
Sharma et al. New Engl.J.Med. 369(21):2049-2053, 2013
Siscovick et al. New Engl.J.Med. 311(14):874-877, 1984
Siscovick et al. Arch.Intern.Med. 151:325-330, 1991
Tanaka et al. Med.Sci.Sports Exerc. 38:2-6, 2006
Thompson and Levine JAMA:525-528, 2007
Thompson Circulation 119: 1072-1074, 2009
Whitfield et al. Circulation 129(10): 1113-1120, 2014
Viskin Heart Rhythm 4:525-528, 2007
Warburton et al. Int.J.Beav.Nutr.Phys.Act. 7(1):39, 2010
Wheeler et al. Ann.Intern.Med. 152:276-286, 2010


PIE DE PÁGINA

Pío Baroja, 47 - 20008 Donostia / San Sebastián (Gipuzkoa)
T. 902 820 010 - F. 943 217 177 - info@behobia-sansebastian.com

Patrocinan:

ADIDAS GIPUZKOA FORUM SPORT IMQ

Web alojada en:

NERION

Web desarrollada por:

ADIMEDIA